Fumar es uno de los peores hábitos que hay para la salud de cualquier humano.

Sin embargo, hay otros hábitos diarios muy comunes que son tan malos como llevar un cigarrillo a la boca. Es importante que los conozcas para que los evites a toda costa y tengas una vida más saludable y feliz.

1. No dormir lo suficiente

Dormir bien
Imagen: en.wikipedia.org

El no dormir lo suficiente nos hace estar de malas y desganados, provocando que seamos menos productivas durante el día. Además de esto, privarnos regularmente de un buen descanso puede provocar presión arterial alta, infartos, derrames cerebrales, obesidad y otros problemas de salud.

Cada persona es diferente, pero especialistas recomiendan dormir al menos entre 6 y 7 horas diarias, y hacerlo de manera continua, no en partes.

 

2. Estar sentada todo el día

Sentada
Imagen: Flickr / sunshinecity

Aunque nos ejercitemos regularmente, el estar sentadas por periodos prolongados de tiempo es muy malo para la salud. De acuerdo a estudios especializados, la inactividad está relacionada a más de 150 mil casos de cáncer de pecho, colon, próstata y pulmones cada año.

Lo recomendable es que te tomes breaks para pararte, estirarte y dar una vuelta en la oficina, en la casa o donde te encuentres la mayor parte del tiempo sentada.

 

3. Cocinar con gas natural

Estufa de gas
Imagen: Flickr / Ervins Strauhmanis

Si tu casa está equipada con estufa de gas, entonces cada vez que cocinas estás recibiendo una dosis adicional de monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno y formaldehído, los cuales se encuentran también en el humo de los cigarros.

Lo que puedes hacer es que al cocinar enciendas la campana de la estufa para que se ventile el área. También opta por cocinar en las hornillas traseras, ya que en ocasiones la campana no está bien centrada y capta mejor lo que sale de la parte de atrás de la estufa.

 

4. Cocinar con el aceite equivocado

Aceite de oliva
Imagen: pixabay.com

Los aceites denominados como “aceite vegetal” liberan hidrocarburos aromáticos policíclicos, partículas y aldehídos, que también son encontrados en el humo de los cigarros y por lo tanto, muy dañinos.

Lo que debes hacer es elegir aceites naturales y buscar el adecuado para lo que estás cocinando. Por ejemplo, el aceite de oliva es bueno para cocinar en bajas temperaturas y para aderezar ensaladas, mientras que el aceite de aguacate es excelente para cocinar a altas temperaturas. Puedes buscar el “punto de humo” en la botella del aceite, para asegurarte que ese es el adecuado para lo que vas a cocinar.

 

5. Comer demasiada proteína animal

Carne roja
Imagen: commons.wikimedia.org

La proteína animal es rica en IGF-1, una hormona que puede ayudar al crecimiento de células cancerígenas. Estudios han revelado que personas con una dieta alta en proteína animal son más propensos a desarrollar y fallecer de cáncer.

Lo que debes hacer es balancear tu ingesta de proteínas, incluyendo aquéllas que puedes obtener de fuentes no animales como frijoles, lentejas, nueces, semillas, tofu, aguacate y yogurt griego, entre otros.

 

6. Broncearte en interiores

Cama bronceado
Imagen: commons.wikimedia.org

Estudios recientes estiman que más de 420 mil casos de cáncer de piel al año están relacionados con el uso de camas de bronceado.

Lo que debes hacer es evitarlas por completo y si deseas un toque bronceado en tu piel, optar por cremas auto bronceadoras, tomar baños de sol antes de las once de la mañana y comer más zanahorias y jitomates, pues estos vegetales son ricos en carotenoides, los cuales aumentan el tono de la piel de manera natural.

https://www.youtube.com/watch?v=dQ6RdumbVk4&feature=youtu.be