Mujeres trabajando
Imagen: pexels.com

Era una pequeña de 15 años cuando aún soñaba con ser la chica independiente, la chica que vivía sola, que salía de casa cuando quisiera con quién quisiera, que llegaba a casa a la hora que quería, ¡Soñaba con la “libertad”!

Y llegó el día en el que pudo salir de casa, y salía con quién quisiera y llegaba a la hora que quería. Pasaron unos cuantos días para saber que la libertad acarreaba cosas más profundas y que su mentalidad banal de las cosas le había hecho una mala pasada, había saboreado solo una esquina de lo que implica estar “libre” de la autoridad ‘familiar’.

Empiezas a descubrir

Mujeres trabajando
Imagen: freestockphotos.biz

Después te das cuenta que el mundo  es hostil y que se necesitan agallas para asumir una libertad plena, consciente y responsable de ti misma. Después te das cuenta que no es salir con quién quieras, se trata de elegir una buena amistad, una buena compañía, no se trata tampoco de llegar a la hora que quieras y estar donde sea, ya tu cuidado por ti te permite diferenciar una rebeldía sin causa, y entonces eliges a qué lugar puedes ir, en el que te encuentres segura, además un lugar que se ajuste a tu presupuesto económico.

Hay cosas que sencillamente solo entenderás cuando tienes a tu familia lejos, que te protege, e incluso te quitan la responsabilidad de tomar tus propias decisiones; estabas acostumbrada a que ellos eligieran todo por ti. Ahora no solo se trata de cumplir en el trabajo, sino de saber manejar tus emociones cuando te enfrentas al mundo laboral, que en su mayoría es fuerte y capaz de arruinar cualquier sueño o tipo de emotividad con la que entra todo recién graduado.

Tus primeras emociones

Mujeres trabajando
Imagen: pixabay.com

Y es entonces cuando adquieres la vida de adulto, tu tiempo es completamente medido, tu vida sientes que se pasa horas y horas en el trabajo, entonces entra la peor sensación que tal vez muchas hemos sentido: ¡Frustración! Si nosotras somos como la mayoría de personajes que nos toca salir a buscar trabajo, que somos de la clase media o baja-media, que para obtener las cosas necesitamos trabajar y trabajar, entonces sabrás y sentirás lo que estoy escribiendo.

La sensación de soñar y de querer cosas es linda, pero cuando te inauguran por primera vez a la entrada de la ‘vida adulta’ te das cuenta que soñabas más de lo que vivías, y entonces sabes que debes someterte a tratos y a trabajos que tal vez te den medianamente unas condiciones óptimas y que debes aceptarlo, siempre con el optimismo vivo ‘De que habrá algo mejor para nosotras’.

Entonces es ese momento de soledad, en el que tu mundo de amigos pasa a un segundo plano y tu energía debe enfocarse en cómo vas a prepararte para el mundo. A muchas les surgirán preguntas y cuestiones existencialistas que tal vez nunca se les había pasado por la mente.

Es cuando te enfrentas a la angustia de tener trabajo para poder costear tus gastos, cuando piensas en que los salarios son bajos, cuando te enteras que la subida del dólar afectó al mundo completo, cuando te interesa saber en las noticias cuánto subió el salario mínimo para el último año. Y así, te vas enterando que tus papás son unos guerreros y que ya a nosotras nos llegó la hora.

Entra la angustia de no saber qué hacer por tu futuro y empiezas a entender el arte de improvisar en la vida ¡Pues ya no hay tierra firme! Es en ese momento de independencia cuando te enteras que tu cama,  tu cuarto y tus cosas eran prestadas, además comienzas a escuchar sobre palabras políticas o legislativas de las ni tenías idea que existían, te enteras que la vida está llena de contratos y papeles.

Además te enteras que las clases de la universidad sirvieron para darte un título, y que tu familia estuvo para educarte en las cosas básicas y esenciales de la vida: valores y tu ética; es en este punto cuando te sientes realmente identificada con los que te criaron y te enseñaron.

Si embargo, te enteras por primera vez que te llegó el momento en el que te toca formarte por tu propia cuenta, cuando te das cuenta que necesitas aprender a vivir, a reaccionar y asumir situaciones difíciles. Seguro tendrás tus días de primeriza en el mundo solitario, sentirás tus sueños inalcanzables, tendrás la necesidad de practicar la paciencia cuando te toque enfrentar los regaños de tu jefe, o los acosos de tus amigos de trabajo… solo querrás llegar a casa y  tener al menos ¡La noche para ti!

Piensa positivo

Mujer trabajando
Imagen: pixabay.com

Pero ten paciencia, que como todo primerizo serás torpe y cometerás errores, pero poco a poco te empiezas a adaptar y sabrás que con amor, dedicación y esfuerzo podrás lograr lo que quieres. Tus sueños ya se tornan más realistas y descartas los imposibles, y los posibles pasarán a ser objetivos por cumplir en un tiempo más cercano.

Vivir solo no es una cuestión fácil, la soledad te puede pesar, pero con actitud las cosas pueden salir bien. Ser un rebelde solo cuando el mundo te diga que no puedes, luchar por tus sueños, aprender a crecer no solo es de cuestiones financieras sino de la vida misma, aprender a vivir por un buen camino, aprender a tomar las decisiones que te hagan bien y a los que te rodean. Tener esperanza de que tu vida será tranquila, llena de amor y paz.

¡Ojo con caer en los ideales! Recuerda que hay una realidad que no es como la pensamos, o la queremos.  Aprendamos a ver el mundo tal y como es, sin sentirnos victimas de él, mejor tratando de ver que debemos asumir responsabilidades de verdad, asumir las cosas con fuerza y con pensamientos positivos, y aceptar la tristeza como algo que solo va a estar acompañándonos por un ratico (De la tristeza también se aprende)

Aprende a sacar provecho de tus tiempos libres, ya sabes que puedes hacer ejercicio o ver películas o leerte un buen libro. Responsabilízate de tu vida, estás tú con ella, tu mejor compañía. Ya estás haciendo tu propia vida, estás colonizando tu propio territorio.

Que el miedo no te deje quieta, la claridad frente a las situaciones será tu mejor aliado para enfrentar tu nueva etapa. Solo tú serás capaz de enfrentar tus propios miedos, llenarte de amor y seguridad de que serás capaz de tener una vida para ti, y para los que te rodean llena de cosas buenas. ¡Tú no estas sola, estas con todas nosotras! y miles de personas más que hemos vivido de la manera más humana.