Claro, la infelicidad puede llegar por distintos motivos en la vida, pero realmente somos nosotros los que nos encargamos, la mayoría de las veces, de cultivarla.

commons.wikimedia.org
commons.wikimedia.org

¿Tienes tú alguno de estos hábitos? ¿Los tiene alguna persona que amas?

¡El momento de actuar es ahora!

Ser pesimista

pixabay.com
pixabay.com

El pesimismo no solo afecta el estado de ánimo, sino que además genera predisposición para los malos contextos en el día, generando una espiral de la que dificilmente se sale. Una persona pesimista no logra entender los motivos que lo impulsan a un nuevo día, aumentanto su infelicidad.

Quejarse

pixabay.com
pixabay.com

La queja genera en el cerebro una sensación de reafirmación que pareciera ”confirmar” las sospechas pesimistas: si lo digo, es porque está pasando. ”Todo lo malo que pienso, pasa”.

Compararse

commons.wikimedia.org
commons.wikimedia.org

Constantemente. Los caminos de cada quién son diferentes, y al comparar únicamente resultados, sin conocer de antemano el proceso del otro, todo parece ser mucho más fácil o mejor para los demás, generando sensación de insatisfacción interna.

Negar el presente

 pexels.com
pexels.com

”Seré feliz cuando…”. Vivir en otro espacio que no sea el aquí y el ahora alimenta la ansiedad por aquello que debería suceder y aún no sucede, produciendo frustración.

Victimización

flickr.com
flickr.com

Quita la responsabilidad de la vida de las manos de la persona y la traslada al contexto. Ser ”víctima” no deja espacio para la apropiación ni para el cambio. Infelicidad constante.