Imagen: Getty Images

Imagen: Getty Images
Imagen: Getty Images

Es normal que cuando comenzamos a ganar un poco más de dinero empecemos a gastar sin planear muy bien las cosas, viajes, autos, ropa de marca, artículos de tecnología, en fin, muchas cosas que antes no podíamos tener se vuelven asequibles, lo que hace que no pensemos en la forma en la gastamos la plata hasta que, con los años generalmente, nos damos cuenta que no hemos ahorrado nada, mira cuáles son los errores más comunes que todos cometemos con el dinero para que no los repitas.

Mal uso de las tarjetas de crédito

Imagen: Getty Images
Imagen: Getty Images

Las tarjetas son una buena opción para realizar compras, pues muchas veces con ellas se obtienen descuentos, millas en las aerolíneas, puntos por cliente frecuente y algunos otros beneficios. Sin embargo, el problema radica en que la mayoría de personas pensamos que las tarjetas son perfectas para comprar lo que no nos alcanza con el efectivo que tenemos, haciendo que vivamos endeudados y que terminemos pagando todo más caro.

No aprovechar los descuentos

Imagen: Getty Images
Imagen: Getty Images

Muchas marcas tienen programas en los que hacen ofertas a sus clientes más fieles. Si acostumbras a comprar siempre en un mismo lugar averigua qué beneficios tienes por ser un buen clientes, seguramente obtendrás cosas que no te imaginabas y que te ayudarán a gastar menos.

Rentar un apartamento impagable

Imagen: Getty Images
Imagen: Getty Images

Otro de los errores comunes que cometemos la mayoría cuando empezamos a independizarnos es dejarnos deslumbrar por la belleza y comodidad de algún lugar, sin planear bien si la renta se ajusta a nuestro presupuesto. De nada te servirá vivir en un lugar envidiable si no te queda ni para hacer un mercado decente.

No establecer un presupuesto

Imagen: Getty Images
Imagen: Getty Images

Cuando haces un presupuesto sabes exactamente cuánto puedes gastar en cada cosa, el problema de quienes no tienen esto claro es que, aunque sientan que están gastando poco, generalmente se dan gustos extras que al ser sumados terminan siendo un despilfarro total.

No tener un fondo de emergencia

Imagen: Getty Images
Imagen: Getty Images

Cuando somos jóvenes nos sentimos invencibles, nada malo nos puede suceder porque eso solo le pasa a los mayores, lo que hace que no guardemos dinero para alguna eventualidad. El problema viene cuando, por casos de fuerza mayor, el auto se daña o hay una falla eléctrica en la casa, como no tenemos un fondo de dónde tomar el dinero, nos toca recurrir a préstamos o a las tarjetas de crédito, haciendo que vivamos siempre al debe.

No planear el futuro

Imagen: Getty Images
Imagen: Getty Images

Vivir el día a día es una de las fórmulas para ser feliz, pues no vives atormentado con la incertidumbre de lo que podrá pasar o anhelando el pasado que ya se fue, pero esto no aplica en todos los aspectos y uno de ellos es en el económico. Ahora que eres independiente y que manejas tu propio dinero, es momento para empezar a pensar en el futuro, ahorra en un fondo de retiro, aprende sobre inversiones o invierte en algo que te genere una renta vitalicia.