*Escucha tu cuerpo cuando tienes hambre (Imagen: Getty Images)

¡No te preocupes! No es tu culpa, es una reacción del organismo y es más común de lo que piensas, si el estómago lleva algún tiempo vacío, se empiezan a activar algunas señales para avisar que es hora de comer cuanto antes, y si no lo haces él empieza a tomar medidas.

Primero se activan los borborigmos los incómodos sonidos estomacales que pueden también ser causados por los gases o los líquidos, estos pueden ser controlados si consumes algún alimento, pero si no es así y no haces caso a los sonidos de tu organismo, la glucosa que nos dan los alimentos comienza a faltar y el cerebro es el primero en notarlo pues es su principal combustible; por eso comenzamos a ponernos más lentos y la irritabilidad comienza a aparecer.

Después nuestro cuerpo comienza a producir hormonas que suplen la carencia de glucosa, lo malo es que estas generan más estrés, así que antes de que esto suceda, ve y come algo, o te podrás arrepentir de lo que haces mientras tienes hambre.