Hacer ejercicio es uno de los mejores hábitos que podemos tener. Sin embargo, después de mucha dedicación, esfuerzo y tiempo invertidos, podemos notar que no tenemos los mismos resultados que al principio. Esto es porque nuestro cuerpo se acostumbra a una rutina y ya no quema la misma grasa que cuando comenzamos.

Aquí te dejamos unos muy útiles consejos, que si llevas a la práctica, lograrás que tu rutina de ejercicio recupere su poder y cuente cada minuto de ella.

 

Bebe agua

Bebe agua
Imagen: freestockphotos.biz

Es muy importante que estés bien hidratada todo el tiempo que estés haciendo ejercicio pues esto te mantiene con energía. Si no te hidratas bien, tu rendimiento bajará y con él los resultados que quieres obtener.

 

Come algo

Fruta yogurt
Imagen: pixabay.com

Prohibido hacer ejercicio con el estómago vacío. Además de que podrías desmayarte, es totalmente contraproducente pues en lugar de quemar grasa, estarás consumiendo tu propio músculo. Puedes comer algo ligero como un licuado o un yogurt con fruta.

 

Cambia tu rutina de ejercicio

chica ejercicio
Imagen: freestockphotos.biz

Como lo comentábamos al inicio de la nota, si tu cuerpo se acostumbra al mismo ejercicio, los resultados irán disminuyendo, por lo que es importante que cambies tu rutina cada mes y medio o dos meses. Acércate con el entrenador del gimnasio al que vayas, o si haces ejercicio por tu cuenta, incorpora nuevos movimientos y tipos de ejercicio.

 

Escucha música

Audifonos
Imagen: Flickr / wmbreedveld

Cuando escuchamos música que nos gusta, se dilatan nuestros vasos sanguíneos, permitiendo que la sangre fluya mejor, dándonos un rendimiento mucho más alto.

 

Registra tu progreso

bikini chica
Imagen: freestockphotos.biz

Tómate fotos para ir registrando el progreso y resultados que tienes en tu cuerpo. Esto te mantendrá motivada y podrás evaluar si está funcionando bien o no la rutina de ejercicio que estás realizando.

 

(También te puede interesar leer: Salta la cuerda para estar en forma)