tristeza
Imagen: Getty Images

Control1
Imagen: Flickr / transp

La vida tiene muchos altibajos y así como un día te puedes sentir en la cima, otro puedes sentir que todo se te viene abajo.

Es verdad que el tiempo lo cura todo, pero si tú puedes echarle una ayudadita para que las cosas mejoren, pues mucho mejor.

Aquí te platicamos distintas formas en las que puedes tomar nuevamente el control de tu vida cuando todo te esté saliendo mal o cuando sientas que no tienes escapatoria ante una situación que te agobie.

 

Deshazte de lo que te estorba

Quitar de tu camino aquello que te estorba es el primer paso para tomar el control de tu vida. No importa si es algo material, algo emocional (como una relación amorosa o amistosa), o, incluso, tu trabajo. Si éste no te hace feliz, entonces es momento de que lo dejes ir y comiences de nuevo en otro lado que te llene más.

 

Cambia de escenario

Tómate unas vacaciones, no importa si son largas o pequeñas, pero la idea es que te salgas del entorno actual que te rodea. Esto te ayudará a relajarte y pensar con la mente más clara sobre la situación por la que estás pasando. Con la mente despejada podrás reflexionar mejor y llegar a una posible solución.

 

Haz ejercicio

El ejercicio es una excelente forma de sacar toda la tensión y negatividad que se trae en el cuerpo. Además, el sentirte en forma y fuerte te ayudará a subir tu autoestima, y una autoestima alta da como resultado seguridad y felicidad.

 

Cuida tu alimentación

El tener una mala alimentación empeora el estado de ánimo, así que aunque no tengas ganas de cuidar lo que comes, hazlo. Te sentirás mucho mejor y seguro notarás cambios positivos en ti, tanto por dentro como por fuera.

 

Haz nuevas amistades

El conocer a nuevas personas te puede llenar de positivismo. No te escondas de la sociedad, mejor haz todo lo contrario, te sentirás mucho mejor, de verdad.

 

Control2
Imagen: Flickr / Magdalena Roeseler

 

Cambia de look

Aunque podrías pensar que esto es algo superficial, la realidad es que cambiar algo del aspecto físico te puede ayudar bastante a sentirte mejor. Un corte de cabello diferente, un cambio de color, una forma nueva de maquíllate, algo tan sencillo como esto puede hacer que te sientas distinta y mejor.

 

Limpia tu casa

Es curioso, pero cuando tu casa está limpia y en orden, tus pensamientos tienen mayor posibilidad de también estarlo. Tómate un buen rato para limpiar tu casa, sacar las cosas que ya no utilizas y hacer aquéllas reparaciones que has dejado pendientes desde hace tiempo. Una renovación del lugar en el que vives beneficiará tu alma.

 

Habla con personas que ya hayan pasado por alguna situación similar

No importa la situación por la que estés pasando, probablemente conozcas a alguien que ya lo haya vivido; si es así, entonces platica con ella. Escucha su historia, las conclusiones a las que llegó y los consejos que te puede dar al respecto. Claro, tampoco creas que ella tendrá la solución, recuerda que todos somos diferentes, y aunque sus situaciones sean similares, probablemente no tengas la misma solución. Sólo escúchala y toma lo bueno y lo que te puede ayudar de su experiencia.

 

Valora a las personas que te quieren

Siempre recuerda quiénes son esas personas que sabes que realmente te quieren y que estarán para ti incondicionalmente. Puede llegar a pasar que cuando estás en una situación agobiante que no tiene ninguna relación con estas personas, te olvides de buscarlas; no lo hagas, al contrario, es el mejor momento para estar rodeada de gente que te apoya y que te quiere.

 

Sana tus finanzas

No puedes estar pensando en tomar el control de tu vida si tus finanzas están hechas un caos. Revisa tus hábitos de gastos y balancéalos. Haz un presupuesto y respétalo hasta que tengas una vida financiera sana.

 

Permítete ser feliz

Probablemente al estar pasando por una situación agobiante, la cual, buena parte fue tu culpa, podrías llegar a sentir que no mereces ser feliz. Nada más equivocado que esto. Todas las personas merecemos ser felices no importa nuestra situación. No te limites, abre tu corazón, tu mente y acepta las oportunidades que te da la vida para ser una persona feliz y plena.

 

Control3
Imagen: Flickr / Anthony Albright

 

Limita la comunicación con las personas que no te agradan

Siempre hay gente negativa, que en lugar de darte te resta. Limita, o, si puedes, corta, la comunicación con estas personas y mejor enfócate en estar rodeada de aquéllas que son positivas y que te ayudan a crecer.

 

Deja algún mal hábito por 3 meses

Hazte el propósito de dejar ese mal hábito que tienes, al menos por 3 meses. Ya sea fumar, abusar del alcohol, consumir diario comida chatarra, perder demasiado tiempo en redes sociales… no importa el hábito nocivo que tengas, trata de dejarlo por un tiempo y empieza a ver cómo mejora tu vida. Al pasar los 3 meses, haz una valoración de si realmente quieres volver a tener ese hábito o si mejor lo sacas de tu vida para siempre.

 

Anímate a hacer algo que te dé miedo

No hay mejor forma de crecer la autoestima que haciendo algo que siempre te ha asustado. Anímate a probarlo, a romper con ese miedo, y verás que te sentirás fuerte, segura de ti misma y llena de poder. Esta pequeña (o grande) victoria te inspirará a tener más logros, los cuáles te llevarán a tomar de nuevo el control de tu vida.

 

Mira hacia atrás

Siempre es bueno mirar hacia atrás y darte cuenta de lo mucho que has mejorado o de la mejor posición en la que te encuentras a comparación del pasado. Pero ojo, estamos diciendo echar una mirada, no quedarte estancada en el pasado, deseando que las cosas sean como fueron. Como bien dice José José, “ya lo pasado, pasado”. Para atrás, ni para tomar impulso.

 

Perdona

Perdona a los demás. Perdona a la vida. Y, sobre todo, perdónate a ti misma. No importa lo que haya sucedido, saber perdonar es crecer, madurar, ir al siguiente nivel que te llevará a sentirte mejor y ser feliz.

 

(También lee: Consejos de personas mayores de 60 años para tener una vida plena)