Para cuando entramos en la crisis de los 30, en la que nos sentimos inconformes con nuestra vida y  con nosotros mismos, esta más que probado que viajar nos ayuda a encontrarnos como personas y abrirnos a un mundo inmenso de posibilidades.

Algunos tienen la valentía de dejar todo y otros la ven difícil pese a las responsabilidades que tienen, ya sea por la familia o pareja. Al final vas a ver que fue una buena decisión y que viviste una gran experiencia.