1 de 8

 

pena
Imagen: Getty Images

Muchas son las inseguridades que nos acomplejan de nuestro cuerpo. Así reconozcamos que la belleza es interna, nuestro exterior no deja de ser algo muy importante para nosotras, por eso tener algunas zonas disparejas, resecas, manchadas o un poco diferentes nos hace pensar que estamos en el lado que no es, ese que detestamos.

Sin embargo, hay que entender que no hay cuerpo perfecto y que es mejor amarnos como somos y cuidarnos más de aquellos “defectos” que nos bajan el autoestima.